Cocinar en casa

Cómo conservar salsas y aderezos caseros

Te contamos sobre la conservación de salsas y aderezos y te enseñamos un paso a paso para que aprendas a envasar al vacío en casa.

Uno de los momentos que más se disfruta en la cocina es cuando llega la hora de preparar una buena salsa o aderezo en casa, ya que con ellos podemos dar los toques finales a nuestros platos y obtener el mejor sabor de carnes, ensaladas y bases. 

Y es que salsas y aderezos hay de muchos sabores, texturas y colores, por lo que las posibilidades que nos ofrecen a los que amamos cocinar son ilimitadas. Barbacoa, mayonesa, boloñesa, chimichurri, bechamel o vinagreta son algunos ejemplos que, aunque también se encuentran en el supermercado, podemos preparar en casa para darles nuestro propio toque y llevarnos todos los aplausos de familiares o invitados. 

Pero ¿cuál es la mejor forma de conservar salsas o aderezos? Aquí te daremos algunas recomendaciones y te enseñaremos en un paso a paso cómo envasar al vacío tus salsas caseras para que duren más. 

Las salsas y su conservación de acuerdo con su preparación

A base de lácteos o huevo: lo ideal es que si vas a preparar salsas con leche, queso o huevos lo hagas en cantidades justas para el plato que deseas servir, ya que incluso refrigeradas no se conservarán bien por más de dos o tres días. La mayonesa es un buen ejemplo. 

A base de vinagre o aceite: si tu salsa requiere vinagre, aceite o una buena cantidad de sal se conservará mejor, incluso por fuera de la nevera, pues estos ingredientes retrasan la aparición de microrganismos al darle a tu preparación un pH alto. Es el caso de la soja. 

Congelación: una opción para conservar salsas o aderezos, independientemente de su tipo, es la congelación. Esto te permitirá almacenarlas por un buen tiempo, aunque lo ideal para mantener su sabor y textura es no exagerar en este método. 

Envasa tus salsas caseras al vacío

Como te veníamos diciendo, tenemos para ti un paso a paso que te permitirá guardar al vacío las salsas que prepares en casa para que se conserven mejor. Necesitarás lo siguiente: 

  • Envase de vidrio con tapa. 

  • Embudo o cuchara. 

  • Una olla con agua.

Paso 1:

lava el frasco de vidrio para evitar la presencia de microorganismos y deja que se seque bien.

Paso 2:

vierte la salsa en el frasco a través del embudo o con una cuchara. Es importante que el contenido no rebose (el espacio del cuello del frasco debe quedar libre).

Paso 3:

elimina cualquier resto de salsa que haya quedado en el borde externo del frasco y tápalo de forma que quede bien apretado.

Paso 4:

pon a hervir agua en una olla.

Paso 5:

una vez el agua esté hirviendo, pon el frasco con la salsa en su interior por unos 40 minutos. 

Como ves, envasar al vacío es más sencillo de lo que muchas veces se piensa. Ahora podrás sacar lo mejor de tus dotes culinarios en la elaboración de deliciosas salsas sin preocuparte de más por la forma en la que vas a conservarlas.  

¿Cómo te pareció este contenido?
Personaliza tu visita