Cocinar en casa

Superalimentos: cómo incluirlos en tus recetas del día a día

¿Qué entiendes por superalimentos? Te contamos más sobre ellos y las formas en que podrás prepararlos para obtener sus beneficios. 

¿Existen las superestrellas del mundo de los alimentos? Por los beneficios que tienen algunos de ellos puede decirse que sí, y te sorprenderá saber lo cerca que los has tenido todo este tiempo.  

¿Qué son los superalimentos y por qué su fama? Así suele llamarse a ciertos alimentos exóticos como las bayas de gogi, la moringa, el asaí o la cúrcuma, que se han vuelto muy populares en los últimos años por sus aportes nutricionales y a la salud, llevándose todos los reflectores y marcando tendencia en muchos países. 

Aunque no se ha comprobado científicamente que estos alimentos sean “superiores” a otros que también son ricos en nutrientes y ya hacían parte de las dietas tradicionales, el término se quedó grabado en la memoria de muchas personas que ahora buscan una manera de incorporar cada vez más ingredientes saludables y nutritivos en sus comidas. 

Pero, entonces, ¿vale la pena seguir hablando de superalimentos? Creemos que sí, pero de una forma diferente, pues resulta que no hay que ir muy lejos para encontrar esos alimentos que enriquecerán tus comidas y que, por supuesto, podrás preparar y mezclar con otros elementos más novedosos para darle un toque fresco, práctico y saludable a tus recetas del día a día. 

Ejemplos de superalimentos que encontrarás fácilmente en el supermercado

  • Legumbres: lentejas, fríjoles, garbanzos, arvejas y soja son una fuente de energía para el cuerpo y ayudan a eliminar toxinas, prevenir enfermedades cardiovasculares y controlar los niveles de azúcar. Además, son un buen sustituto para la carne en dietas vegetarianas y veganas.   

  • Aceite de oliva: los expertos coinciden en que a la hora de cocinar la mejor opción entre los aceites es el de oliva. Este aceite vegetal es la base de la dieta mediterránea y ayuda a aumentar los niveles de colesterol bueno.                                                                                

  • Quinua: ¿Sabías que la ONU declaró en el 2013 el año de la quinua? Esto habla muy bien de esta semilla y sus beneficios. La quinua es un superalimento que destaca por la calidad y la cantidad de proteínas que ofrece. También se considera una buena alternativa para obtener minerales como hierro, magnesio y zinc. 

  • Vegetales verdes: este grupo reúne vegetales con formas y sabores tan diversos como la espinaca, el perejil, la acelga o el brócoli. Los vegetales verdes fortalecen el sistema inmunológico, son antioxidantes y ayudan a mejorar la digestión y a controlar el peso. Algunos como la manzanilla y la hierbabuena son expectorantes y te ayudarán a tratar afecciones respiratorias.  

  • Nueces: las nueces contribuyen a la salud del corazón y son una excelente fuente de antioxidantes. También son una buena opción para sustituir las carnes por las proteínas de calidad que aportan al organismo.  

  • Pescados azules: son ricos en omega-3, por lo que disminuyen los riesgos de presentar problemas cognitivos y del corazón con el paso del tiempo o enfermedades como el alzhéimer. Algunos ejemplos de pescados azules son la sardina, el salmón y el atún. 

  • Semillas de chía: la chía es un superalimento que ayuda a combatir el estreñimiento y mejorar la digestión. Además, protege la salud cardiaca al tener también omega-3 y es una buena aliada a la hora de prevenir la presión y el azúcar altos.  

Cómo preparar los superalimentos

Arma tu propio bowl

Los bowls o cuencos son sinónimos de practicidad, frescura, variedad y bienestar. Son una forma sencilla de liberar tu creatividad para ensayar nuevas mezclas de sabores y una manera eficaz para agregar varios de estos superalimentos a tu dieta.  

En un bowl podrás integrar, por ejemplo, vegetales verdes, legumbres o quinua como base y trocitos de pescados azules como proteína. También puedes rociar un poco de aceite de oliva en la superficie de los alimentos que elijas, añadir nueces y regar semillas de chía para darle el toque final. 

Jugos, batidos e infusiones  

¿Qué tal comenzar el día con un jugo desintoxicante? La acelga, uno de los vegetales verdes que te mencionamos, es utilizada con este propósito, al igual que el apio. Otra tendencia saludable son los batidos verdes, que consisten en mezclar varios tipos de vegetales como el pepino, la lechuga, los tallos de apio o las hojas de espinaca y licuarlos con agua para obtener sus beneficios.  

Las infusiones de manzanilla o hierbabuena te servirán para preparar una bebida expectorante que le sentará de maravilla a tus pulmones y unas cucharaditas de semillas de chía en agua en las mañanas te permitirán obtener fácilmente sus beneficios. 

Entradas o acompañamientos  

Los superalimentos no tienen que llevarse toda la atención en tus preparaciones. Siempre en busca de sabores variados y una dieta balanceada, puedes acompañar una comida más tradicional con alguno de los alimentos que te hemos mencionado en este artículo. Puedes hacerlo con ensaladas, sopas o simplemente rociándolos sobre el plato ya servido en el caso de las semillas.  

Como ves, hay formas muy sencillas de alimentarse rico y saludable explorando sabores y presentaciones. ¿Te animas a intentarlo desde hoy? Comparte este contenido en tus redes y comienza a intercambiar recetas con superalimentos con conocidos y amigos. 


Nevera Siberia No Frost 310 Litros - Manija Externa - Inox

$1.691.900
$1.488.900
Ver producto

Nevera Siberia 294 Litros Haceb - Manija Integrada - Titanio

$1.554.900
$1.445.900
Ver producto
¿Cómo te pareció este contenido?
Personaliza tu visita