Ideas y tips

Descubre el trapero ideal para tu hogar

Cada tipo de piso necesita un trapero que se adapte a sus características, así durará más y se evitará que aparezcan manchas, rayones o levantamientos. Conoce el trapero que tu hogar necesita. 

Quien diga que trapear no tiene su ciencia está muy equivocado. Esta tarea, aparentemente sencilla, es importante para mantener la vida útil y la buena apariencia de los pisos de tu hogar. Vamos a explicarte por qué. 

No solo se trata de que los pisos se vean limpios y relucientes. Un buen trapeado ayuda a mantenerlos en buen estado con el paso del tiempo y permite que duren más. En otras palabras, trapear bien te ahorrará dolores de cabeza como pensar tempranamente en costosos arreglos y remodelaciones.  

Para un buen trapeado, de acuerdo con el material del que estén hechos tus pisos, debes tener en cuenta tres aspectos:  

  • Una buena elección del tipo de trapero.  

  • La calidad del producto de limpieza especializado. 

  • La cantidad de agua. 

Y es que una mancha o desgaste en la cerámica o un levantamiento en los pisos de madera o lámina pueden generarse por malas prácticas relacionadas con estos tres aspectos que te contamos y estropear un piso que no debería estar todavía presentando problemas.  

Informándote sobre el cuidado que debe tener cada material sabrás cómo deberá ser la limpieza y el tipo de trapero que deberás usar, porque los detalles hacen la diferencia incluso al trapear. Vemos un poco más sobre esto. 

¿Qué trapero usar según el tipo de piso?

 

Cerámica 

La cerámica está hecha a base de arcilla y suele tener una recubierta con acabados tipo esmalte que le proporcionan brillo, adherencia, resistencia al agua y, hasta cierto punto, a las manchas. Con un buen cuidado pueden durar bastante y no requieren de mucho esfuerzo para su limpieza. Bastará con agua y jabón.  

Los traperos más adecuados para este tipo de pisos son los de microfibra o de esponja, ya que tienen poco peso y ayudan a prevenir quiebres u otro tipo de daños en las superficies.

Porcelanato 

Este tipo de piso da un toque elegante a los espacios. Es muy frecuente en cocinas y baños por su buena resistencia al agua, aunque puede usarse en cualquier lugar del hogar. Para darle una limpieza previa al trapeado, puedes pasar una mopa sobre su superficie y luego, con un producto especializado para este tipo de suelo o una mezcla de agua tibia y vinagre, trapear con un trapero de microfibra.

Laminado 

Son una opción económica para lograr una decoración armoniosa y de buen gusto. Quizás su única desventaja es que requieren más cuidado que otros tipos de piso por su alta absorción de la humedad, lo que puede causar levantamientos en su superficie. Puedes emplear únicamente un trapeador de mopa, que funciona bien con poca cantidad de agua, y dar una sola pasada rápida para no dejar excesos de agua.

Madera 

La madera es un material que dará confort y un aire de distinción a los espacios en casa, aunque es un poco costoso. Para trapear la madera, lo recomendable es usar poca agua y traperos de microfibra mopa, en compañía de un producto de limpieza especial para esta superficie.  

Al igual que con el laminado, trata de que los líquidos que uses para limpiar la madera no se concentren ni se absorba en grandes cantidades, pues pueden provocar levantamientos. Una opción es pasar un trapero seco después de haber trapeado para remover esos excesos de agua. En lo posible, deja las ventanas abiertas por un tiempo para que el espacio se airee y seque con mayor facilidad. 

Concreto 

Suele usarse principalmente en exteriores como patios o terrazas, aunque también se usa ocasionalmente en interiores. Es un material resistente, pero puede recoger grandes cantidades de polvo, por lo que se recomienda barrer bien antes de trapearlo.  

Puedes usar un trapero de algodón, que tiene un peso un poco mayor, para los exteriores. Para los interiores, donde este tipo de pisos suelen estar más pulidos, el trapero de microfibra sigue siendo la mejor opción. En ambos casos escurre bien el trapero antes de pasarlo por la superficie para que no se raye.   

Ahora sabes lo necesario para cuidar muy bien los pisos de tu hogar. Toma nota para la próxima trapeada y sigue estos consejos para que, además de permanecer limpios y relucientes, duren muchos años más. 

¿Cómo te pareció este contenido?
Personaliza tu visita